La herramienta de cruce de demandas de Witei nos puede facilitar mucho el trabajo diario al ser capaz de cruzar de manera muy rápida los inmuebles que tenemos en cartera y los intereses de nuestros clientes.
Pero para ello hay que utilizar bien las etiquetas, si las usamos mal lo más probable es que no aparezcan  los inmuebles que nosotros sabemos que sí podrían interesar a nuestro cliente.

Etiquetas en los inmuebles

Cuando estamos introduciendo un inmueble en el sistema es el momento de complementarlo con las etiquetas correspondientes.
Nos vamos a "mis inmuebles" y arriba a la derecha pinchamos en el botón verde de "agregar". Introducimos los datos básicos del inmueble y llegamos al momento en que nos toca poner las etiquetas.

Hay dos tipos de etiquetas, las que nos sirven para complementar el tipo de inmueble y las que sirven para indicar las características del inmueble. Pero todas se ponen en el mismo sitio:

  • Las etiquetas que sirven para complementar el tipo de inmueble son etiquetas como "ático", "dúplex", "adosado", etc. En la parte izquierda de la pantalla ponemos el tipo de inmueble:

 y después añadimos las etiquetas que van a dar detalles de ese tipo de inmueble:
                                               
                       Chalet: adosado, pareado, independiente, etc.
                       Piso: ático, apartamento, dúplex, etc.

  • Las etiquetas que sirven para señalar las características del inmueble: piscina, calefacción central, exterior, garaje, etc. Siempre hay que poner todas las etiquetas de características que reúna el inmueble. Eso nos permitirá que cualquier comercial que no conozca el inmueble sepa de manera inmediata las características generales que tiene. Y hará que el cruce de demandas se haga correctamente. 

Etiquetas en los contactos

Cuando un cliente entra buscando un piso, lo primero que tenemos que hacer es rellenar una nueva ficha de cliente poniendo sus datos personales y después añadiendo sus intereses. Tenemos que tener cuidado al poner sus intereses porque cuando más acotemos la búsqueda, más difícil es que nos salga un piso sugerido. 

Únicamente tenemos que poner aquellas características que el cliente nos dice que son imprescindibles. Por ejemplo, si el cliente nos dice que es obligatorio que el piso tenga piscina, pues añadimos la etiqueta de "piscina".
Pero si nos dice que preferiría que tuviese piscina pero que no es obligatorio, pues no ponemos la etiqueta, porque si lo hacemos el sistema nos puede descartar pisos que también le podrían servir pero que no tienen piscina.

Una vez que vemos que pisos le salen sugeridos, ya podemos ir jugando con ellas, poniendo y quitando las etiquetas de las características opcionales que nos ha dado el cliente para ver como se van filtrando los inmuebles.

Según vamos encontrando inmuebles que le gustan al cliente, podemos marcarlos con la mano con el pulgar hacia arriba para que se marque como "favorito". Así, aunque cambiemos las etiquetas para buscar alternativas, esos favoritos siempre se mostrarán.

Por el contrario, si al cliente no le gusta el inmueble, lo marcaremos con el pulgar hacia abajo para que deje de salirnos sugerido en este cliente en concreto.

En conclusión, en los inmuebles hay que poner todas las etiquetas que podamos para describir el inmueble al detalle.
En el cliente es diferente, sólo hay que poner las etiquetas de las características obligatorias que nos pide, no de las opcionales.

¿Encontró su respuesta?